Consejos para mantener una boca sana y bonita

  1. Masticar:

Nuestro primer consejo es simple: coma alimentos “masticables”, tales como manzanas, zanahorias o nueces. El hecho de “triturar alimentos” hace que la placa dental se adhiera menos al esmalte dentario y a su vez ayude con una mejor digestión.

  1. El cepillo de dientes sí que importa:

Le recomendamos que elija un cepillo blando, pues debemos “barrer” la suciedad, no desgastarnos la encía y el esmalte.

  1. Elegir bien la pasta de dientes:

Para dientes sanos y fuertes, asegúrese de que su dentífrico contenga flúor. Si sufre de sensibilidad dentaria, gingivitis u otras patologías asociadas, opte por un dentífrico específico para dicha dolencia (su dentista le aconsejará).

  1. Limpie entre los dientes:

La placa dental se acumula fácilmente entre las piezas dentales y surgen las caries más peligrosas: las interdentales – que hasta no romper o doler no conseguimos apreciar en boca. Por lo tanto, debe usar hilo o cinta dental regularmente. También puede optar por cepillos interdentales o el uso de irrigadores (consulte con su especialista).

  1. El tiempo sí que importa:

Es importante cepillarnos los dientes después de cada comida o ingesta.

El ácido de los alimentos y bebidas genera placa, sarro y caries, por lo que no debemos permitir residuos durante mucho tiempo: lo más fácil ¡terminar de comer y cepillarnos! Si tiene dudas, consulte con nuestra higienista.

  1. Coma queso duro para tener los dientes sanos:

El calcio liberado del queso duro impulsa la desacidificación de la cavidad bucal y los dientes se vuelven lisos nuevamente.

  1. Té blanco para unos dientes bonitos:

Según varios estudios, se dice que el té blanco inhibe el crecimiento de las bacterias en boca: sobra decir que sin azúcares añadidos.

  1. Coma pescado para tener los dientes sanos:

Los pescados grasos omega-3 como el salmón o el arenque, contienen muchos factores saludables para nuestra boca. Tienen efecto antiinflamatorio y protegen las encías.

  1. El bicarbonato:

Si usamos bicarbonato disuelto en agua tibia para enjuagarnos bien la boca, neutralizamos la acidez. También es un buen remedio contra el mal aliento con el uso regular.

  1. Visite regularmente al dentista:

Una buena higiene, alimentación e hidratación bucal son fundamentales para mantener una boca sana y limpia, pero debemos acudir semestralmente al especialista para revisarnos y prevenir cualquier patología bucal que pueda surgir.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *